Antonio Bolívar: Formación docente y desarrollo institucional en formación, una mirada desde España

En este registro audiovisual, el académico español y experto en liderazgo directivo de comunidades educativas, Antonio Bolívar, dio cuenta de las fuertes diferencias laborales entre los profesores de España y Chile, y enfatizó en el efecto negativo de éstas en los indices internacionales.

La del reconocido catedrático español a la Universidad de Chile se realizó en octubre de 2014 en el marco de los debates realizados por las celebraciones de los 20 años del Departamento de Estudios Pedagógicos (DEP) y los 15 años del Programa de Educación Continua para el Magisterio (PEC).

En su charla, Bolívar revisó algunas de las fuertes diferencias que existen entre las labores que desarrollan los docentes de Chile y España, destacando que en España tienen 20 a 25 por ciento de horas lectivas y en Chile el 70 por ciento. Asimismo, en el país europeo son máximo 30 estudiantes por sala de clases y en nuestro país son 45 alumnos. En España, además, se trabaja con profesores tutores que reciben a los estudiantes en práctica con una retribución ya que son co-formadores en conjunto con la universidad.

Bolívar afirmo que si bien ambos países tienes historias y desarrollos distintos, son las condiciones laborales de los profesores chilenos uno de los ejes que más impacta en índices internacionales.

“Siempre que vengo a Chile y leo sobre sus condiciones de trabajo, más confirmo que, lamentablemente, van en contra de cualquier perspectiva de la enseñanza. La mejora se juega a nivel de cada escuela y si estoy con 30 horas de trabajo en dos escuelas distintas eso no se puede. En efecto, cada país tiene su historia, sus movimientos sindicales y en España se ha logrado que las horas laborales sean 37 horas y media y que las horas lectivas deben representar cerca de 20 horas en los distintos niveles educativos”, afirmó el catedrático español.

Según su visión, la formación inicial y la continua de los profesores ha tenido un exceso de discurso y una falta de innovación, lo que ha hecho que se imponga una formación conservadora y ortodoxa, que muchas veces ha respondido a la influencia anglosajona que es inviable en nuestras realidades.

“Por esto hay una necesidad de acreditar centros formadores de profesores y de prácticas profesionales, que hace que se acredite una trayectoria de innovación porque a veces coexisten prácticas que son contradictorias con la teoría, niegan todo los que los estudiantes aprenden en la universidad. Por eso hay que seleccionar ese tipo de centros”, recalcó.

796
Views
   
About The Author
-